«UN MOTIVO PERSONAL»

A sus 32 años, Gueye siguió el partido desde la grada del estadio, tras caerse de la convocatoria en la que en un primer momento figuraba. El técnico, Mauricio Pochettino, aseguró que el futbolista no tenía ningún problema físico, pero no jugó el partido por «un motivo personal«, el cual no sentó nada bien al entrenador argentino, según apuntan medios franceses.

El pasado jueves, el futbolista campeón de África organizó una cena de gala a través de su asociación benéfica ‘For hope’, en la que estaban invitados sus compañeros de equipo, entre ellos Lionel Messi, Kylian Mbappé y Neymar. El evento permitió recaudar fondos para ayudar a niños enfermos.