Los fantasmas de las Navidades pasadas - Tus ex parejas en Facebook
Por Amanda Strongautora del libro ‘With Just One Click’

El escenario está puesto. Las medias cuelgan de la chimenea, los árboles deNavidad brillan, el muérdago cuela del la puerta, lo regalos están perfectamente envueltos, los niños están ansiosos por la llegada de Santa… Sin embargo, tú estás preocupada con él "qué pasaría si" que da vueltas en tu cabeza, como si fueran fantasmas susurrando y llegando a cada uno de tus pensamientos. La nostalgia, mucha como para escapar de ella, mantiene el pasado en el presente mientras que lo único en tu mente es Facebook.

Como un extraño al mundo de las redes sociales, antes de registrarte y añadir "amigos" fuiste ingenuo al pensar que estas nuevas y divertidas conexiones no traerían consecuencias. No siempre puedes huir del pasado. Particularmente si te está mirando directo a la cara como una solicitud de amigo de un ex, o la imagen de una vieja llama en una de tus misiones de búsqueda en Facebook. La Navidad inevitablemente regresa a la gente al lugar en donde se sentían más cómodas e incluso, más vulnerable: su casa.

Cuando te sumerges en el ambiente familiar de tu antigua habitación, el bus se detiene en donde te parabas cada mañana durante más años de los que puedes contar, y claro, la mesa navideña llena de tradiciones y rodeada de tu familia, tu pasado puede alcanzarte. Revisar los fantasmas del pasado es algo habitual en Facebook, con tus ex frente a ti para hacer lo que quieras. Estas personas pueden regresar lentamente a tu vida, despertando recuerdos que ya habían quedado enterrados y escondidos para siempre.

Podría ser la primera relación que tuviste, el osito de peluche de tu ex te dio en la prepa que aún yace en tu cama, el primer chico al que amaste, la novia de tanto tiempo que llevaste a casa para convivir con tu mamá y papá año con año, el enamorado que te dio el brazalete con tu nombre, o incluso, esa persona que te rompió el corazón. Pensabas que habías avanzado exitosamente hacia la siguiente relación, y tal vez incluso habías formalizado las cosas, pero las relaciones fallidas del pasado pueden desarrollar lazos que perduran, a través de las redes sociales.

Las relaciones pueden ser infantiles, tener errores, hirientes, llenas de inseguridades, o equivocadas desde el principio. Por lo general, en estos casos la pareja va en direcciones opuestas y nunca vuelven a ver o escuchar nada del otro. Luego entras a Facebook. Con un solo click ves tu pasado como una presentación de diapositivas; lo bueno, lo malo y lo veo. Hacerte amigo de un ex puede ser difícil y más emocional de lo aquello para lo que estás preparado. Luego llegan las fiestas, y tu vida se vuelve aún más complicada. Recordar una época más sencilla en donde tenías menos responsabilidades puede llevarte a preguntarte sobre la persona que se fue o sobre los asuntos que quedaron sin una conclusión.

Un pasado sórdido sumado a una pizca de Facebook es una receta potente. La rendición de cuentas por tus acciones, pasadas, presentes y futuras, nunca fue tan real o inmediata como lo es hoy. Los fantasmas del pasado de las Navidades pueden provocar que una persona se permita la entrada de un ex a su vida, olvidándose de las consecuencias. Todo lo que tienes que hacer es revisar tu computadora o teléfono para ver lo detalles, jugada por jugada, de la vida de tus "amigos". Un ex puede hablarte las 24 horas de los 7 días de la semana sin días de descanso. Este tipo de acceso puede jalar a juna persona hacia muchas direcciones, inyectar duda en aquello que alguna vez fue una certeza, o incluso destrozar un matrimonio. La gente está descubriendo que tiene que vivir con las consecuencias.

Ya sea que los fantasmas de las Navidades pasadas estén compartiendo el pan contigo o te estén dando una pausa, recuerda seguir tu camino. Quedarse atrapado en el "qué pasaría si" en el complicado y dinámico mundo de las redes sociales, es desalentador. Pasar tiempo con tu familia, algunos más viejos y arrugados que otros, te mantendrá en el presente, sin importar qué tan distraído estés.

Relájate y disfruta del tiempo libre. Trae a ti algunos recuerdos y no te estreses. Podría no ser posible, pero intenta dejar que la Navidad se escape de Facebook por al menos un par de horas, justo el tiempo suficiente para desenvolver algunos regalos y participar de la disputa anual entre la familia.

También ve:
– Relaciones cibernéticas: ¿realidad, fantasía o escape?
– Cómo sobrevivir la Navidad luego de un divorcio
– Cómo sobrevivir a las reuniones familiares estas fiestas

Mira cómo son nuestras vidas en Facebook >>