lunes 20 de mayo de 2024 08:18 am

Guerra contra las ratas en New York: proponen métodos anticonceptivos para los roedores

En la Ciudad de Nueva York, la idea de distribuir anticonceptivos para ratas recibió nueva atención tras la muerte de un búho del zoológico que se había escapado, conocido como Flaco.

NUEVA YORK — Los legisladores de Nueva York están proponiendo normas para reducir la población de ratas y otros roedores usando anticonceptivos y prohibiendo las trampas de pegamento y venenos que las llevan a una muerte lenta y brutal.

Los políticos llevan mucho tiempo ideando formas creativas de combatir a los roedores, pero algunos legisladores ahora proponen medidas a nivel municipal y estatal para hacer más.

En la Ciudad de Nueva York, la idea de distribuir anticonceptivos para ratas recibió nueva atención en el Gobierno de la ciudad el jueves luego de la muerte del búho Flaco, del zoológico de Central Park, que se había escapado, y que fue encontrado muerto con veneno para ratas en su organismo.

El concejal Shaun Abreu propuso el jueves una ordenanza municipal que establecería un programa piloto para controlar los millones de ratas que acechan en las estaciones de metro y lotes baldíos mediante el uso de métodos anticonceptivos en lugar de químicos letales. Abreu, presidente del Comité de Saneamiento y Gestión de Residuos Sólidos, dijo que los anticonceptivos también son más éticos y humanos que otros métodos.

El anticonceptivo, llamado ContraPest, está contenido en bolitas saladas y grasas que se esparcen en áreas infestadas de ratas como cebo. Funciona apuntando a la función ovárica en ratas hembra e interrumpiendo la producción de espermatozoides en los machos, informó The New York Times.

Los exterminadores de Nueva York actualmente matan ratas usando trampas de presión y pegamento, venenos que las hacen sangrar internamente y monóxido de carbono que puede asfixiarlas en sus madrigueras. Algunos aficionados incluso han entrenado a sus perros para cazarlos.

Rashad Edwards, actor de cine y televisión que dirige la empresa de control de plagas Scurry Inc. en la Ciudad de Nueva York con su esposa, dijo que el mejor método que ha encontrado para lidiar con roedores es el monóxido de carbono.

Intenta utilizar el método más humano posible y el monóxido de carbono sacrifica a las ratas lentamente, poniéndolas a dormir y matándolas. Edwards evita el uso de veneno para ratas siempre que sea posible porque es peligroso y una tortura para los roedores, dijo.

Algunos legisladores de Albany están considerando una prohibición estatal de las trampas adhesivas en virtud de un proyecto de ley que se está tramitando en la Legislatura. Las trampas, generalmente hechas de un trozo de cartón o plástico recubierto con un material pegajoso, también pueden atrapar a pequeños animales que aterrizan en su superficie.

Edwards se opone a la prohibición de las trampas adhesivas porque las usa en otras plagas, como las hormigas, para reducir el uso general de pesticidas. Cuando las hormigas entran en una casa, utiliza trampas adhesivas para descubrir por dónde pasan con mayor frecuencia. Le ayuda a reducir las zonas de uso de pesticidas “para no rociar todo el lugar”.

“Éste no es un problema que podamos resolver matando”, dijo Jakob Shaw, director de proyectos especiales de Personas por el Trato Ético de los Animales. “Es hora de adoptar estos métodos más humanos y de sentido común”.

Dos ciudades de California han aprobado prohibiciones sobre trampas de pegamento en los últimos años. A nivel federal, un proyecto de ley actualmente en comisión prohibiría las trampas en todo el país.

“Pone fin a una práctica realmente inhumana de gestión de poblaciones de ratas”, dijo Jabari Brisport, el senador del estado de Nueva York que representa parte de Brooklyn y patrocinó el proyecto de ley que propone las nuevas directrices. “Hay formas más efectivas y más humanas de lidiar con las ratas”.

Cada generación de neoyorquinos ha luchado por controlar las poblaciones de ratas. El alcalde Eric Adams contrató el año pasado a un “zar de las ratas” encargado de luchar contra los detestados roedores. El mes pasado, la Ciudad de Nueva York redujo la cantidad de comida que se sirve a las ratas al obligar a todas las empresas a tirar la basura en cajas.

Si bien la guerra contra las ratas no tiene un final a la vista, el exterminador Edwards dijo que podemos aprender mucho de su resiliencia. Los roedores, afirmó, nunca pueden ser erradicados, sólo controlados.

“Son muy inteligentes y muy sabios”, dijo. “Es muy inspirador, pero no en mi casa”.

Por The Associated Press

Suscríbete para que recibas a tu Email las Noticias de Hoy calienticas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS NOTICIAS