sábado 15 de junio de 2024 02:39 am

Héroe latino FDNY recibirá medalla creada en honor a colega apuñalada en Nueva York.

Édgar Báez recibirá la primera medalla recién creada en honor a su colega y amiga FDNY Alison Russo-Elling, quien murió apuñalada varias veces con su uniforme puesto a plena luz el año pasado en Queens.

Édgar Báez recibirá la primera medalla recién creada en honor a su colega y amiga FDNY Alison Russo-Elling, quien murió apuñalada varias veces mientras cumplía con su trabajo el año pasado en Queens.

Desde su puesto en una oficina de despacho del 911 Báez trabajó desesperadamente para salvar la vida de la teniente paramédico FDNY de 61 años cuando fue apuñalada en la calle por Peter Zisopoulis (34), un hombre con aparentes problemas mentales el 29 de septiembre de 2022, refirió Daily News.

“Perdimos a uno de nuestros héroes”, comentó ese día el alcalde Eric Adams durante una rueda de prensa.

Esa tarde Báez estaba monitoreando a su equipo en el Centro de Respuesta de Seguridad Pública 2 del FDNY en El Bronx cuando varias llamadas al 911 provenientes de Astoria (Queens) aparecieron en su pantalla en rápida sucesión. Una decía “Código 34-K”, lo que significa que alguien acababa de ser apuñalado. La siguiente alerta casi hizo que su corazón se detuviera: “Bombero apuñalado”.

Báez inmediatamente hizo que su equipo alertara a todas las unidades y supervisores disponibles, pidiéndoles que corrieran a la escena. También contactó al Centro de Operaciones del Departamento de Bomberos (FDNY) y ayudó a organizar una respuesta móvil masiva en cuestión de segundos.

Rápidamente quedó claro que la víctima no era un bombero, sino la teniente paramédico EMS Russo, de la cercana estación 49, a quien un hombre había acuchillado más de 20 veces en un ataque violento no provocado.

“Cuando llegaron las primeras unidades de EMS, la reconocieron como la oficial (de la Estación 49). La tripulación que la descubrió… ella les había entregado su equipo momentos antes”, recordó Báez.

Russo fue tratada casi de inmediato, pero sus heridas eran demasiado grandes. Murió en el Mount Sinai Medical Center-Queens. En su funeral fue ascendida póstumamente a capitana.

La rápida respuesta, gracias a Báez y su equipo, fue crucial para auxiliar a Russo. También ayudó a los socorristas a bloquear el área y capturar a Zisopoulis, quien fue acusado del homicidio.

Además de colegas, eran amigos, pues Russo y Báez solían acudir juntos a llamadas de emergencia del Hospital Jacobi en El Bronx hace más de dos décadas.

Báez, de 48 años, recordó que se emocionó mucho cuando le dijeron que sería honrado de esta manera. “Ese es el papel de un oficial… asegurarse de que todo esté bien y sea seguro para sus miembros”.

Pero también se sorprendió al saber que sería el primer ganador del galardón “Alison Russo”. “Me pregunté, ‘¿Por qué yo?’… Estaba trabajando ese día, pero todo lo que ocurre sucede como parte de un equipo en el despacho”.

“Muchas personas me dicen que es bien merecido, pero no lo hice solo”, insistió con humildad. “Y supongo que conocerla personalmente y con lo que sucedió, fue difícil de aceptar”. A pesar de la tristeza recibirá con orgullo el premio en honor a Russo y al equipo con el que trabajó ese fatídico día, afirmó.

La semana pasada otro trabajador hispano fue honrado como héroe en Nueva York: Ángel Oquendo, empleado de la MTA que salvó a un hombre cuando fue empujado a las vías del Metro en Brooklyn segundos antes de que un tren arribara.

eldiariony.com

Suscríbete para que recibas a tu Email las Noticias de Hoy calienticas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS NOTICIAS