jueves 30 de mayo de 2024 17:37 pm

¿Quién tiene el poder de decidir qué noticias vemos: ¿Google o nosotros?

Tanto los usuarios como los algoritmos desempeñan un papel en la influencia de los contenidos que recibimos

¿Quién decide qué noticias destacadas aparecen en nuestras líneas de tiempo y muros de redes sociales y otros medios digitales: el algoritmo o nosotros, al buscar activamente un sesgo particular en las noticias y contenidos que leemos?

La respuesta más probable a estas preguntas es una combinación de ambos. Comprender el papel que desempeñan las redes sociales e internet en el aumento de la polarización y la desinformación requiere considerar tanto a los usuarios como a los algoritmos. Para responder con mayor certeza, es necesario seguir el enfoque científico para abordar este problema.

Cámaras de eco y sesgos
La ciencia se distingue de otras formas de conocimiento por su enfoque en datos empíricos, contrastables y reproducibles, y su evolución constante a medida que surgen nuevas evidencias. Para abordar este tema, es importante consultar la evidencia disponible.

Algunos estudios indican la existencia de “cámaras de eco” en internet, que surgen debido a la tendencia de los buscadores y las redes sociales de mostrar a los usuarios información similar a sus propias ideas.

Esto refuerza el sesgo de confirmación, uno de los sesgos cognitivos más poderosos. Los sesgos son estrategias desarrolladas por nuestro cerebro para lidiar con la gran cantidad de información que recibimos. El sesgo de confirmación, en particular, es la tendencia a buscar información que respalde nuestras opiniones y descartar la que las contradiga.

También hay evidencia de que los “feeds” de las redes sociales muestran a los usuarios contenido proporcionado por personas con opiniones diferentes para fomentar la polarización. Esto se conoce como el efecto de “recolección de puntos de vista antagonistas”.

Tanto la recolección de puntos de vista antagonistas como las cámaras de eco son fenómenos influenciados por algoritmos, pero con objetivos opuestos (aunque ambos tengan un efecto polarizante): las cámaras de eco priorizan la información que respalda nuestras opiniones para reforzarlas, mientras que la recolección de puntos de vista antagonistas nos ofrece principalmente puntos de vista contrarios para contribuir a la polarización. Incluso podrían ocurrir simultáneamente si diferentes algoritmos o redes adoptan estrategias opuestas.

Por último, un nuevo estudio publicado en Nature sugiere que la decisión de compartir y leer información sesgada o no confiable recae en los usuarios y no se puede atribuir únicamente al algoritmo utilizado por los buscadores.

Tres hipótesis
En resumen, hay tres hipótesis:

  1. Internet y las redes sociales fomentan que las personas se refugien en cámaras de eco donde solo se exponen a información que confirma sus opiniones.
  2. Las redes sociales fomentan la polarización al exponer a los usuarios a información contraria a sus opiniones para activarlos.
  3. Las personas no se dejan influir completamente por los algoritmos y deciden a qué información se exponen y comparten.

¿Relación causal?
Al plantear estas hipótesis, es necesario examinar si la evidencia permite respaldarlas. La ciencia busca obtener explicaciones causales.

Para establecer una relación causal, se deben cumplir tres requisitos:

  1. La causa debe ocurrir antes del fenómeno que se está explicando.
  2. La causa y el fenómeno deben variar simultáneamente, es decir, debe haber una asociación entre ellos.
  3. Se deben descartar explicaciones alternativas.

Solo podemos estar seguros de que existe una relación causal cuando obtenemos datos de un experimento bien controlado. Los estudios sobre el consumo de información en internet suelen ser correlacionales, lo que significa que analizan la covariación (criterio 2), pero no permiten establecer el criterio 1 ni el 3.

No excluyentes
Es importante tener en cuenta que las tres hipótesis no son excluyentes entre sí. Además, no son equiparables, ya que las dos primeras se centran en el papel de las redes sociales, mientras que la tercera se enfoca en el papel de los buscadores.

La segunda hipótesis busca explicar la polarización, mientras que la primera y la tercera se centran en la desinformación. Por lo tanto, la evidencia a favor de una de ellas no descarta necesariamente las otras.

Cámara de eco en redes sociales
Los estudios sobre las cámaras de eco analizan masivamente la circulación de información en las redes sociales, utilizando grandes cantidades de datos que involucran a miles de usuarios. Sin embargo, no examinan directamente el comportamiento individual de los usuarios. Además, existe evidencia de que hay diferencias individuales en la susceptibilidad al sesgo de confirmación.

Además, el efecto de la cámara de eco parece depender del medio en el que se busca la información. No está presente en el consumo de noticias, pero sí en el contenido de las redes sociales.

Medios digitales y algoritmos
Los estudios sobre el efecto de la recolección de puntos de vista antagonistas son más recientes que los de la cámara de eco. Por lo tanto, las diferencias pueden deberse a decisiones empresariales de aumentar algorítmicamente la exposición a ideas opuestas.

Estos estudios reflejan la asociación entre el consumo de medios digitales y la polarización, pero no tienen en cuenta a los buscadores ni a las características individuales de los usuarios que muestran diferentes niveles de propensión a este fenómeno. Además, en lugar de utilizar datos empíricos, analizan la literatura publicada.

Exposición, participación y seguimiento
El estudio sobre el papel de los buscadores diferencia entre exposición (las URL proporcionadas por los algoritmos), participación (engagement, es decir, las URL con las que los usuarios interactúan) y seguimiento (interacción con las URL proporcionadas por los buscadores). Los resultados indican que la exposición a información sesgada se explica principalmente por la participación de los usuarios.

Sin embargo, el análisis de la evidencia proporcionada muestra algunos problemas. Las URL con las que interactúan los participantes se obtuvieron después de realizar una búsqueda, por lo que no se puede descartar la influencia de los buscadores en este proceso.

El papel de los buscadores
Es fácil comprobar la influencia de los buscadores en la información que recibimos. Basta con ingresar las mismas palabras clave en diferentes dispositivos y pedir a otra persona que realice exactamente la misma búsqueda. Podremos observar que los resultados pueden ser diferentes.

Suscríbete para que recibas a tu Email las Noticias de Hoy calienticas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS NOTICIAS