lunes 20 de mayo de 2024 08:05 am

Sindicatos se unen a trabajadores al exigir protecciones para combatir robo de salarios

Organizaciones sindicales, líderes comunitarios y víctimas de sueldos no pagados, se manifestaron en Albany para pedir que la Legislatura estatal dé luz verde a la normativa, que permitiría a denunciantes y a sindicatos presentar acciones públicas para hacer cumplir la ley, al tiempo que daría más recursos al Departamento de Trabajo para investigar casos.

El robo de salarios tristemente se ha convertido en una práctica bastante común en Nueva York, por parte de empleadores y contratistas inescrupulosos que se aprovechan de miles de trabajadores, mayormente indocumentados, y al final del día no les pagan lo acordado, o incluso se borran del mapa.

Y a pesar de que en los últimos años el Estado ha promulgado varias medidas que buscan ponerle freno a ese delito, que cada año roba a trabajadores con montos que superan los $3,000 millones de dólares, a diario en los rincones de la Gran Manzana se siguen escuchando por montones historias de sueldos no pagados. Así lo denunciaron este lunes en Albany, miembros de sindicatos, líderes comunitarios y cientos de trabajadores, como Sarita Pérez, quien tomó la vocería entre sus compañeros para exigir en el Capitolio estatal que la Legislatura apruebe la iniciativa EmPIRE, que permitiría a empleados afectados y a sindicatos presentar acciones públicas para hacer cumplir la ley, al tiempo que daría más recursos al Departamento de Trabajo (DOL) para investigar casos.

“Yo represento a miles de trabajadores que como yo hemos pasado miles de injusticias laborales aquí en Nueva York. Yo he trabajado más de 10 horas al día y no ha sido justo el pago. Me han robado por lo menos ocho veces, y solamente en una ocasión logré recuperar mis sueldos”, aseguró la madre colombiana, quien llegó al país con su hijo de 17 años, a quien también le han robado salarios. “El Departamento de Trabajo tampoco tiene presupuesto suficiente. Ellos hacen un buen trabajo pero necesitamos que le den más recursos. Es hora de que valoren nuestro trabajo en Nueva York”.

Aaron Eisenberg, representante del sindicato de trabajadores unidos de automóviles (UAW), se sumó al llamado, y criticó el lobby que por otro lado están haciendo grupos para evitar que el proyecto de ley tenga luz verde y se concedan mayores protecciones a trabajadores y se erradique la práctica de robo de sueldos que pulula en todo el estado.

“La Ley EMPIRE ofrece recursos a los trabajadores explotados y que sufren robo de salario. También permite a sindicatos como el nuestro denunciar violaciones directamente al DOL. No es de extrañar que corporaciones multimillonarias como McDonald’s utilicen grupos fachada para tratar de detenerlo”, dijo el líder sindical, quien se mostró optimista sobre el futuro de la pieza de ley al cierre de la sesión legislativa. “La aprobaremos este año y UAW New York se enorgullece de defender esta legislación”.

La asambleísta Jo Anne Simon, patrocinadora del proyecto de ley, también hizo presencia en la manifestación, y recalcó la urgecia de que se destinen más fondos al Departamento de Trabajo para que pueda meter a los malos empleadores en cintura y hacerlos pagar sus obligaciones salariales.

“El robo de salarios está desenfrenado en Nueva York, con $3,000 millones robados a neoyorquinos trabajadores cada año debido a la falta de aplicación de nuestras leyes laborales existentes. La Ley EmPIRE permitiría a los trabajadores, denunciantes y sindicatos ayudar a hacer cumplir las leyes laborales existentes en Nueva York”, dijo la legisladora, recalcando las bondades de la ley propuesta.

“Es una situación en la que todos ganan: garantiza que los trabajadores reciban su salario, genera ingresos para que el departamento de trabajo contrate a más personal y apoya a las pequeñas empresas que respetan la ley y que no se verán perjudicadas por las corporaciones que infringen la ley. Nuestros trabajadores no pueden esperar años para recibir los salarios que han ganado cuando hoy necesitan pagar el alquiler y comprar alimentos para sus familias”, dijo.

Hugh Baran, abogado de derechos de los trabajadores y miembro de la Junta de la Asociación Nacional de Abogados Laborales/Nueva York, valoró el efecto que tendría la nueva normativa en beneficio de trabajadores víctima de robos de sueldos, pues haría que las uniones sindicales puedan ayudar a empujar denuncias.

“Al permitir que los trabajadores, los denunciantes y los sindicatos presenten acciones públicas para hacer cumplir la ley por violaciones de la Ley Laboral de Nueva York, la Ley EmPIRE mejorará enormemente la aplicación de la Ley Labora. Los trabajadores enfrentan obstáculos cada vez mayores para hacer cumplir sus derechos debido al aumento de las represalias de los empleadores, que están particularmente extendidas en Nueva York, así como al arbitraje forzado y las exenciones de demandas colectivas que impiden a los trabajadores presentar sus reclamos colectivamente ante jueces y jurados”, dijo el defensor. “La Ley EmPIRE garantizará que los empleadores sin escrúpulos no puedan robar los salarios de los trabajadores con impunidad”.

Sol Freire Figueroa, directora de Campañas Laborales de la organización Comunidades para el Cambio de Nueva York, hizo un llamado a la Legislatura para que no se vaya a receso sin dar vía libre a protecciones adicionales a los trabajadores explotados, y pidió a líderes que no muestran apoyo a la legislación, que se pongan del lado de la clase trabajadora.

“Oponerse a la Ley EmPIRE sólo protege a los infractores de la ley y a los ladrones de salarios”, aseguró la líder comunitaria, quien destacó que en estados como california, con la llamada ley PAGA, que promueve el pago de salarios robados, se ha puesto freno a malos patronos. “La Ley Empire defenderá a las empresas que respetan la ley, promoverá buenos empleos y protegerá a los empleados. Esta oposición corporativa liderada por fuera del estado solo muestra que la Ley Empire es exactamente lo que Nueva York necesita”.

La organizadora comunitaria explicó además que si la Ley de Protección al Trabajador EmPIRE ve la luz, “facultará a más trabajadores para ejercer sus derechos laborales existentes y mejorará su aplicación pública, haciendo que esos derechos sean más accesibles para todos los neoyorquinos” por igual, sin importar el estatus migratorio.

Además de la jornada en Albany, en la que los manifestantes pasaron horas visitando directamente las oficinas de senadores y asambleístas para pedirles que apoyen la ley, una veintena de organizaciones y uniones sindicales, entre ellas United Auto Workers y Retail, Wholesale, Department Store Union, Make the Road NY, New York Communities for Change, ALINEAR: La Alianza para una Gran Nueva York, la Alianza de Trabajadores de Taxis de Nueva York, el Sindicato de Minoristas, Mayoristas y Grandes Tiendas (RWDSU), Laborers Local 79 y Teamsters, enviaron una carta a la gobernadora Hochul y a los líderes de la Legislatura, exigiendo respaldo.

“Durante demasiado tiempo, los trabajadores han visto cómo el valor de sus salarios se ve socavado por el robo rampante de sueldos y su seguridad amenazada por corporaciones que no cumplen con los derechos ya promulgados que tiene la Legislatura”, dijeron los defensores de la medida legislativa. “Mientras tanto, la inversión insuficiente en el Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York (NYSDOL) ha provocado falta de personal y retrasos en las investigaciones, lo que significa que nuestros miembros, como los trabajadores no sindicalizados de Nueva York carezcan de la plena protección de la ley y que los derechos por los que tanto hemos luchado se vuelvan menos reales”.

Los sindicatos agregaron además que “los trabajadores ya enfrentan suficientes obstáculos y costos crecientes para llegar a fin de mes”, cuando compañías escrupulosas violan las leyes laborales. “Los trabajadores no deberían tener que esperar que pasen años para ver si los derechos que los legisladores ya han promulgado son realmente reales. Justicia retrasada es justicia negada“.

Datos sobre robo de salarios en NY

$3,000 millones de dólares cada año se estima es el robo de salarios que sufren trabajadores neoyorquinos

72,884 denuncias son manejadas por trabajadores del Departamento de Trabajo, creando sobrecargo de casos

65,237 era el número de casos que manejaban en 2018

$103 millones en recursos para agilizar los casos e investigaciones entrarían al Departamento de Trabajo del Estado de Nueva York anualmente, si se aprueba la ley EmPIRE

$311 millones en salarios robados recuperó el Departamento de Trabajo de NY entre el 2011 y el 2019

$20 millones de sueldos recuperados anualmente es el promedio

$11,7 millones en salarios robados se lograron recuperar tan solo en la primera parte del año pasado para unos 12,000 trabajadores afectados

Si necesita denunciar un caso de robo de salarios puede llamar al Departamento de Trabajo del Estado al 1- 833 910 4378 y presione 2 para español

También puede llamar al (888) 469-7365.

Para presentar una queja en internet directamente puede visitar el sitio labor.ny.gov

Por Edwin Martínez

Suscríbete para que recibas a tu Email las Noticias de Hoy calienticas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS NOTICIAS