viernes 1 de marzo de 2024 07:47 am

Las enfermeras de hospitales públicos de NYC se “ponen los guantes” para pelear salarios similares a sus colegas de centros privados.

La brecha salarial entre estas profesionales de la salud que sirven a la Ciudad y los centros privados es aproximadamente $19,000 .al año. Los vacíos de personal siguen siendo un tema de “emergencia”.

Con algunas batallas que todavía se están librando y otras ya ganadas, miles de enfermeras de Nueva York, siguen en el terreno de la protesta para presionar al máximo por su próxima meta: Que se haga justicia salarial en los hospitales de la red de hospitales públicos de la Gran Manzana, cuyo contrato colectivo está vencido desde el pasado mes de marzo.

Además, apuestan a que se superen los vacíos de personal persistentes en el sistema de salud.

El reciente acuerdo presupuestario estatal de 2024, en base a un comunicado compartido por la Asociación de Enfermeras de Nueva York (NYSNA), “tampoco nos libera de la emergencia del personal de atención médica” y las desigualdades persistentes en el sistema asistencia”l.

“Si bien la gobernadora (Hochul) continúa extendiendo una orden ejecutiva, que declara una emergencia de personal de atención médica, no existen disposiciones específicas para mejorar el apoyo”, concluyen las líderes de este gremio, al evaluar el plan de inversiones del próximo año fiscal para el estado de Nueva York que se acaba de aprobar.

La preocupación manifiesta, es que todavía queda a la deriva la necesidad de aumentar la matrícula de enfermería en institutos educativos, la condonación de préstamos, aumentar la capacidad docente de la escuela de enfermería, mejorar el reclutamiento y la retención.

En general, consideran que en este momento y luego de las lecciones aprendidas por la pandemia de la COVID-19, falta mucho para alcanzar las condiciones que mantengan a las enfermeras y otros trabajadores de la salud, motivados a hacer carrera en los hospitales.

“NYSNA reconoce este año la expansión de Medicaid y el aumento de los reembolsos de hospitales y hogares de ancianos. Pero esta financiación adicional, no es suficiente para que prosperen los hospitales de la red pública”, destacan los portavoces del gremio de las enfermeras.

Paridad con hospitales privados

Coincidiendo con la celebración de la semana en honor a las enfermeras, representantes de este sindicato presentaron  a la Corporación de Hospitales Públicos de la Ciudad de Nueva York (NYC Health + Hospitals) peticiones firmadas por una abrumadora mayoría de sus miembros, dirigida a los directores de los ocho hospitales públicos más grandes de la Gran Manzana, en donde exigen un contrato justo con paridad salarial y personal adecuado.

Ganamos $19,000 dólares menos que nuestras compañeras en la red de hospitales privados. Nosotros amamos nuestro trabajo. Pero es momento de analizar porqué como profesionales tenemos que ganar menos, si inclusive tenemos mucho más trabajo”, reclamó la enfermera Sharon Barker, líder de NYSNA en Brooklyn.

En el balance de esta asociación gremial, la ciudad de Nueva York enfrenta “la peor crisis de falta de personal que jamás se haya visto en sus hospitales públicos” y agencias de la Alcaldía, con enfermeras que se van al sector privado, donde obtienen salarios más altos y mejores condiciones de trabajo. 

La pelea que ya está sobre la mesa, presiona para que se aborde un contrato justo para las 9,000 enfermeras que trabajan para la Ciudad, el sistema de prestación de atención médica municipal más grande del país, el cual incluye centros de salud comunitarios, instalaciones de rehabilitación, atención a largo plazo y servicios correccionales. 

“Seamos claros, las enfermeras del sector público de la ciudad de Nueva York están acostumbradas a hacer más, con menos. Salvaron a nuestra ciudad mientras se ponían en riesgo, evitando miles de hospitalizaciones y muertes durante la pandemia. Es hora de que la Ciudad invierta en nuestro sistema de salud pública”, destacó Pat Kane, líder de NYSA.

En audiencias públicas, miembros del Concejo Municipal de la Ciudad de Nueva York siguen abogando por mayores beneficios salariales para estas profesionales en el próximo presupuesto municipal.

Por su parte fuentes de la Ciudad han dicho que “esperan negociar un buen contrato para un personal esencial para los neoyorquinos”. Aunque no hay aproximaciones, si en efecto, “dan los números” para equiparar la oferta salarial a sus colegas de la red privada.

Hay que recordar que después de una huelga de tres días, el pasado mes de enero, las enfermeras de los hospitales Mount Sinai y Montefiore ganaron contratos históricos, que incluyen proporciones de personal por paciente y posibles sanciones financieras pagaderas a las enfermeras, cuando los empleadores no cumplen con los estándares contractuales de seguridad del personal. 

Desafiando mitos sobre enfermeras extranjeras

En paralelo, en el complicado escenario de la falta de personal de enfermería en Nueva York, también se han cruzado algunas falsas informaciones alimentadas por la crisis migratoria.

Por ejemplo, se han hecho muy extensivos falsos rumores en los últimos meses que sostienen que las enfermeras latinoamericanas, por el hecho de tener formación y experiencia en sus países de origen, de manera casi “automática”, obtienen un estatus migratorio para llenar las profundas vacantes en el sistema hospitalario.

La verdad, es que aunque los profesionales de enfermería extranjeros, tienen la posibilidad de validar sus títulos, aplicar a certificaciones para ejercer esta carrera e iniciar el ejercicio, esto de ningún modo significa que son elegibles para un permiso de trabajo o una residencia en el país, solo por comprobar que son profesionales en este sector de la salud.

“Han llegado excelentes profesionales de la enfermería en los últimos meses. Deben entender que llegar a ocupar un puesto en un hospital es algo posible, pero requiere una serie de trámites que llevan tiempo. Primero se debe vencer la barrera del inglés. Luego con paciencia se debe iniciar el camino de la validación y pasar un examen”, insistió el Dr Arístides Restituyo, presidente de la Asociación Hispana de Trabajadores de la Salud (AHPSI).

Restituyo quien dirige esta asociación que ayuda a trabajadores de la salud a insertarse en el sistema de salud de Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut, remarca que en el caso específico de las enfermeras, hasta ahora, no son beneficiarias de ningún tipo, ni categoría, de ajuste de estatus migratorio por su profesión.

“Lo que sí recomendamos, es que para quienes están llegando y tienen ya un camino a su legalización migratoria, no deben esperar mientras le salgan sus papeles, para conocer las alternativas que tienen para certificarse. Es un proceso que lleva tiempo”, destacó.

Buscando una licencia

Un dato:

200,000 y 450,000 sería el déficit de enfermeras para 2025 en todo el país debido en parte a que las enfermeras mayores se jubilan antes de lo esperado, esta proyección es de  McKinsey Global Institute, una firma de investigación económica. 

eldiariony.com

Suscríbete para que recibas a tu Email las Noticias de Hoy calienticas...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

MÁS NOTICIAS